Saltar al contenido

¿Se enfada tu gato cuando te vas de viaje?

gato-enfadado-vacaciones-bichuki

Tu gato está enfadado, a pesar de la infundada fama que tienen los gatos de ser animales independientes, ariscos y nada cariñosos, estos en verdad son increíblemente sensibles y pueden acusar mucho la ausencia de sus humanos en casa cuando estos se van de vacaciones. Aunque lo veas enfadado desde lo alto de su rascador para gatos cuando vuelves, te damos unos consejos.

¿Está mi gato enfadado conmigo? Me mira diferente…

Son animales muy fieles que pueden sufrir cambios de comportamiento por tristeza o enfado o incluso en algunos casos, ansiedad por separación igual que los perros.

De hecho, en gatos que han sido destetados y separados de su mamá demasiado pronto (antes de los 3 meses) se presentan mayores probabilidades de tener problemas como ansiedad.

Si notas que tu gato está enfadado cada vez que vuelves de vacaciones o de un fin de semana loco, te recomendamos leer las siguientes pistas y consejos para tenerlas en cuenta.

Los gatos durante las vacaciones.

Casi siempre después de las vacaciones de verano o de Semana Santa, que suelen ser las más largas de año, algunos de vosotros venís siempre a consultarnos sobre comportamientos extraños que están teniendo vuestros gatos inmediatamente después de haber regresado de esos merecidos días de descanso:

<<¿Está mi gato enfadado conmigo?>> No te preocupes, hay muchas formas de calmar a un gato enfadado.

Que si no sale, que si no come, que si no está cariñoso o incluso, que se ha hecho pis en la maleta en cuanto la he abierto. Jiji perdonad, pero es que en estas situaciones siempre terminamos todos riéndonos cuando os decimos <<tranquilx, no le pasa nada, ¡tu gato está enfadado!>>

Obsérvale durante un par de días a ver si vuelve a la normalidad, y si es así (que pasa en el 98% de los casos), no te preocupes, está simplemente muy enfadado contigo 😉

—> Quizás también te puede interesar: Lily’s Kitchen para Perros y Gatos.

Pistas de que tu gato está enfadado contigo tras volver de viaje.

  • ¿No sale a recibirte a la puerta como hace siempre? Acércate tú y dale muchos mimos.
  • ¿No se mueve de su sitio favorito y te mira desde lejos como si no te conociera? Más mimos e incluso intenta jugar con él con ese juguete que adora, lleva muchos días aburrido y sin nadie con quien jugar un buen rato.
  • ¿Mira hacia otro lado como si fueras transparente? No le ignores y mucho menos te enfades con él, no entiende por qué te has ido y no sabe muy bien cómo reaccionar, está descolocado. ¡Más mimos y juegos! ☺
  • ¿Ha escondido cosas tuyas en tu ausencia? Tómatelo como un juego divertido en que tienes que encontrar tus tesoros. Lo está haciendo para llamar tu atención, no te enfades con él porque no lo entenderá.
  • ¿Te da literalmente la espalda cuando llegas a casa? Claro, tu gato enfadado es orgulloso, tú insiste, y si te evita o te ignora déjale un poquito de espacio y tiempo y vuelve a la carga a darle un buen achuchón hasta que la situación se normalice.
  • ¿Se ha hecho pis fuera de su “baño”? Esto no tiene remedio, así que una vez más no te enfades, recógelo con paciencia sólo estaba buscando que cuando regresaras le hicieras caso. Normalmente se corregirá en los siguientes días.

Si la respuesta es sí, muy probablemente tu gato está enfadado contigo.

Sí, no te preocupes, hay gatos que se enfadan porque te has ido de viaje y les has dejado solos… es más, quizás hasta pasen varios días sin hablarte.

gato-enfadado

Por supuesto siempre tiene que haber una fase de un par de días de observación por si fuera un problema de salud, pero como comentábamos antes, si en un par de días (48h) vuelve todo a la normalidad muy posiblemente lo que le pasaba es que no te dirigía la palabra por haberle dejado sólo, por irte a ver el  mundo sin tu felino, pero sobre todo, por haberle dejado tantos días sin tus mimos.

—> No te pierdas la súper guía de Rascadores para gatos de Bichuki.

Consejos para conseguir que tu gato esté un poco más cómodo en tu ausencia.

  • En los días previos a tu viaje intenta que el ambiente sea lo más normal posible. Intenta incluso hacer la maleta el mismo día que te vas y no desorganizar demasiado tu casa o hacer ruidos fuertes e inusuales al día a día. Hay algunos casos en los que incluso al notar los cambios de rutina puede que te encuentres a tu querido felino como un gato bufando al que no reconoces. Eso es una señal de estrés.
  • Asegúrate de que les dejas suficientes juguetes u objetos que le gustan para que esté entretenido y estimulado durante los días de tu ausencia.
  • A nosotras nos funciona de maravilla dejarle un barreño de los de toda la vida con medio palmo de agua para que literalmente se empape. Le pega manotazos, juegan con el agua, se hidratan porque la usan también para beber y lo más divertido, quizás hasta se bañe.
  • El día de tu regreso, por supuesto darle muchos mimos según llegues a casa.
  • Tráele algunos juguetes nuevos a casa, esa cara enfadada desaparecerá seguro.
  • Ofrécele una de esas ricas latitas que tienes para él para ocasiones especiales el día de tu regreso.

Además, y si vuestro compañero de 4 patas se estresa o entristece más de la cuenta, intentad que alguien de vuestro círculo cercano e incluso que conozca a vuestro peludo de antes se acerque a casa todos los días para hacerle compañía un rato y jugar con él.

También tenéis remedios naturales como las Flores de Bach para intentar que esté más relajado durante esos días y se pueden administrar de forma muy fácil en el agua que bebe el animal. Muy pronto las tendremos en BichuKi.

Y recuerda, cualquier enfado no hay mimos que no lo cure.