Saltar al contenido

Flores de Bach para animales

flores de bach para perros y gatos

¿Has pensado en dar flores de Bach a tu perro o gato? Terapias alternativas, medicina holística, remedios ayurvédicos, terapias naturales, todo tipo de nombres para hacer referencia en realidad a la medicina tradicional de miles de pueblos durante siglos y a lo largo y ancho del mundo.

Flores de Bach para animales

Parteras, matronas, chamanas, herbólogas y botánicas de todas las eras han utilizado remedios naturales que cultivaban o tenían en los campos cercanos para elaborar todo tipo de ungüentos y medicinas para prevenir y curar multitud de afecciones.

¿Quién era el Dr. Edward Bach?

El Dr. Bach, nacido en 1886, fue un médico inglés especializado como patólogo y bacteriólogo que tras años de tratar a sus pacientes con la medicina alopática decidió estudiar e investigar las propiedades de las plantas como parte de una medicina más natural y homeopática.

Fue diagnosticado de una grave enfermedad que le hizo recibir la terrible noticia por parte de sus colegas de que su vida no se alargaría más de 3 meses debido a su gravedad.

Edward Bach entonces decidió centrarse en su trabajo y seguir estudiando los trabajos de otros médicos que ya trabajaban con este tipo de medicina. Él estaba convencido de que el estado emocional y psicológico de un paciente tenía mucho que ver en la evolución de cualquier enfermedad.

La medicina que le habían enseñado trataba los síntomas de cada patología, pero él observaba que sin embargo no se tenía en cuenta la totalidad del paciente, es decir, tanto lo físico como lo psíquico, y por lo tanto él consideraba que se perdía mucha información sobre la persona.

Los 38 remedios florales de Bach

El Dr. Bach inició sus investigaciones sobre los efectos de las flores en los estados emocionales de los pacientes concluyendo un primer trabajo sobre tres en concreto: Impatiens, Clematis y Mimulus.

Tras sus primeros estudios completó un primer grupo de 12 flores fundamentales a los que llamó “Los doce curadores”. A esos se añadieron posteriormente “Los siete ayudantes”, hasta llegar al considerado sistema completo que se conoce hoy en día como las 38 Flores de Bach.

Una vez que tuvo descritas sus 38 flores, Bach las clasificó en siete grupos claros y bien definidos, los cuales encajan con los siete tipo de personalidades que se describen hoy en día y que el ya desarrolló en sus siete grupos.

Los siete grupos de las Flores de Bach son para los que siente miedo, para los que sienten incertidumbre, para los que muestran poco interés en el presente o las circunstancias actuales, para la soledad, para los sensibles a influencias e ideas externas, para los que sienten desánimo y/o desesperación, y para los que sienten excesiva preocupación por el bienestar de los demás.

El Dr. Bach siempre quiso elaborar un sistema natural y médico sencillo y respetando al máximo las características de cada individuo. Por eso se esforzó en describir claramente la sencillez y la inocuidad de estos 38 remedios florales.

La misma enfermedad tiene diferentes efectos en distintas personas, y las causas y consecuencias psicológicas también son diferentes. Bach defiende el centrarse en tratar esas causas y efectos psicológicos, dejando en un segundo plano la enfermedad en sí misma. Se elegirán los remedios florales en función del estado psicológico por el que esté pasando el paciente.

“Quiero hacerlo tan sencillo como esto: si tengo hambre voy a la huerta y saco una lechuga para el té; si estoy asustado y enfermo, voy y tomo una dosis de Mimulus.”

Edward Bach

Flores de Bach para perros y gatos

Como ya hemos explicado las Flores de Bach tratan la parte emocional de los animales, tanto humanos como otros.

En el mundo humano cuesta muchas veces tener en cuenta la parte emocional de las personas a la hora de tratar o averiguar los las causas y los síntomas de una patología o una alteración. Así que imagínate lo que cuesta con el resto de animales tener esto en cuenta.

Pero es nuestros compañeros caninos y felinos son seres tremendamente sensibles, queramos verlo o no, y además viven 24 horas con nosotros, los humanos, que somos por excelencia el animal del planeta que más alteraciones emocionales y estrés sufre a lo largo de su vida.

Así que si eres de esas personas que comparten su vida con otro maravilloso animales es imperativo que empieces a tener en cuenta todo esto.

Absorben todas las buenas y malas energía que existen en casa, y en muchos casos, cuando ellos y ellas se ponen enfermos hay que preguntarse si pasa, ha pasado o va a pasar algo en nuestro hogar. Much@s ya lo sabemos, pero la simple preparación de un viaje altera los ánimos de toda la casa unos días antes, y ell@s lo saben y lo notan, y por tanto, también les altera.

Los perros se parecen a sus dueños

¿Cuántas veces habéis oído esto? Pues es 100% cierto. En nuestra larga experiencia de años trabajando con todo tipo de animales podemos aseguraros que hemos visto muchos casos de perros y gatos en los que su humana o humano venían a plantearnos “cosas raras” que hacía su peludo, y nosotras no podíamos por menos que pensar “no me extraña, el día que tú te relajes él/ella dejará de hacer cosas raras”.

Y efectivamente, a aquellas personas con las que teníamos más confianza y podíamos comentarles que nuestros compañeros nos hacen de espejo, al poquito tiempo venían para comentarnos que su perro o gato había dejado de estar triste o “raro” cuando ell@s se habían relajado o habían solucionado el problema que les estresaba hasta el punto de alterar la tranquilidad de sus casas y por tanto de sus animales.

Muchas enfermedades de nuestra vida actual tienen base emocional, y ellos no iban a ser menos.

Por eso hay que vigilar de cerca sus estados de ánimo, preguntarnos si nosotr@s estamos bien en esa misma época que les notamos diferentes y sobre todo, ser sincer@s con nosotr@s mismos para reconocer que algo no va bien en nuestra vida y eso puede estar afectando a nuestro perro o gato.

No pasa nada, nadie te oye, sólo él o ella, cuéntale que sí, que no estás pasando por tu mejor momento y ponle remedio.

Las Flores de Bach tienen unos resultados maravillosos en nosotros los humanos, pero el efecto en el resto de animales, es simplemente espectacular. Su efecto es mucho más rápido en ellos, en muchos casos se ven resultados en 24-48 horas.

¿Qué flores le doy a mi perro o gato?

Muchos de vosotros seguro que ya conocéis el famoso Rescue Remedy o Remedio de rescate. Un compuesto de varias de estas flores seleccionadas específicamente para aquellas situaciones de emergencia en las que no podemos esperar a que nuestra mezcla haga efecto.

De efecto inmediato para que el animal afectado sienta tranquilidad lo antes posible, y pudiendo administrarlo cada pocos minutos en estados o situaciones de altos niveles de estrés como traumas, accidentes, peleas, etc.

Además podemos usarlo en otras situaciones no tan inmediatas como son las visitas al veterinari@ cuya cita conocemos con anterioridad, post-operatorios, ingresos, ansiedad por separación, etc.

En estas situaciones podremos usar el Remedio de rescate para nuestro perro o gato con días de antelación y en días posteriores a la situación de emergencia emocional.

Esta mezcla floral contiene cinco flores que son:

  • Star of Bethelem – Estrella de Belén o Leche de gallina (Ornithogalum umbellatum): shock, trauma.
  • Clematis – Clemátide (Clematis vitalba): apatía, desconexión, desorientación
  • Impatiens – Impaciencia (Impatiens glandulifera): ansiedad, estrés, inquieto.
  • Cherry Plum – Ciruelo Mirobalano (Prunus cerasifera): pérdida de control, histérico.
  • Rock Rose – Heliantemo (Helianthemum nummularium): pánico o miedo que paraliza

Ansiedad e Hiperactividad

También podemos encontrar otros preparados con Flores de Bach específicos para la ansiedad como el de AniForte, calma e hiperactividad como el Hipcan, miedos irracionales como el Noisecan, o para aquellos gatitos que hacen pis fuera de su arenero como el Noorincat.

Estos remedios florales de Bach además son muy fáciles de administrar a nuestros perretes y gatetes ya que se lo podemos poner en el agua que beben, en la comida o incluso pulverizarlas sobre sus lugares de descanso favoritas.

En los productos que compréis veréis las indicaciones para su correcta administración.

Y por supuesto, además de los preparados listos para comprar, lo ideal es que acudáis a un/a Terapeuta Floral especialista en Flores de Bach para animales para que estudie vuestro caso particular y así personalizar un preparado de flores para vuestro perro o gato.